Aquí una anécdota vieja que paso en los ordenadores de sus clientes contado por un amigo técnico.

Para los más jóvenes, antes se usaban diskettes de 3.5″ que se veían así:

Habían otros más viejos y más grandes (5.25″ y 8″) pero esos ya no se usaban en aquel momento. Podían almacenar hasta 1.44 Mb, y como aún no existían los pen drive y la mayoría de la gente no tenía internet en su casa era común que se conectara en los cybercafes y llevara su diskette para guardar la información. En aquel momento trabajaba en un cyber y hacía servicio técnico.

Una clienta habitual que siempre compraba un diskette cuando iba nos contaba que nunca los podía ver en su computadora. En la del trabajo funcionaban bien, pero en su computadora los metía y nunca los volvía a ver. Le dije que me la trajera para revisarla.

Cuando la trajo y la abrimos para revisarla tuvimos que contener una risa. El case se veía algo como este:

Tenía la apertura para la unidad de diskette, pero el que la armó no había puesto la unidad lectora adentro. Cada ves que insertaba un diskette, éste caía dentro. Sacamos 19 diskettes del case.

Facebook Comments

Sobre El Autor

Artículos Relacionados