Leyenda la mulata de Cordoba
Platica la gente que vivía en aquella época, en la entonces villa de Córdoba, Veracruz
No se sabe la fecha exacta. Una mujer muy famosa por su hermosura y por su juventud parecía haberse detenido en el tiempo. Nadie sabe de su origen y todos le decían “mulata” por su mezcla de sangre negra y española, a demás era muy orgulloso y decían que ningún hombre se le resistía y que fabricaba pócimas de amor y curaba males.

Acusada por estos hechos el tribunal de la inquisición la juzgo. Y la encarcelo en san Juan de Ulúa, donde sufrió los peores tormentos.

El pueblo sabía que moriría en la hoguera y nada se podía hacer por ella, la mulata pidió un pedazo de gis al carcelero, como última voluntad y en las oscuras paredes pinto un barco bien detallado, con velas desplegadas. De repente dio un salto y subió al barco, las velas empezaron a moverse con el viento, el guardia quedo espantado mientras la mulata le decía adiós y se fue libre sobre la blanca espuma del mar.

Facebook Comments

Sobre El Autor

Artículos Relacionados