Además de ser reconocido por estar presente en muchos platillos de nuestro país, el jitomate es reconocido mundialmente por ser altamente nutritivo y tener un sinfín de beneficios para el bienestar  y la salud.

Esta hortaliza, también conocida como tomate, es fundamental en la dieta de muchos mexicanos y no sólo es recomendada por especialistas de la salud, sino que también se utiliza en cuestiones de belleza terapéuticas.

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, descubrió que comer jitomate en crudo ayuda a reducir el colesterol y el dolor artrítico, es fuente rica de potasio, fósforo y magnesio (minerales necesarios para la actividad normal de nervioscerebro músculos), además de reducir notablemente el riesgo de infarto entre otras cualidades.

El cuerpo humano es capaz de aprovechar de una mejor manera las propiedades del jitomate cuando éste se encuentra en puré o en salsas. Los nutrientes se absorben mejor si el tomate se cocina y se acompaña con un buen aceite vegetal.

Esto se debe a que el licopeno en crudo, poderoso antioxidante que proporciona el color rojo característico del tomate, es poco asimilable por el organismo y, a diferencia de otros compuestos vegetales, se libera sobre todo al cocinarse, facilitando así que el cuerpo lo absorba.

La comunidad científica, como la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, el Instituto de Ciencias Médicas de Nueva Delhi y el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, le han atribuido al licopeno propiedades anticancerígenas.

Científicos de la Universidad de Kyoto Japón aseguran que puede prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, el cual es más patente en las mujeres. «El licopeno del tomate ayuda a reducir el colesterol y disminuir el factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares«, asegura la profesora Montaña Cámara Hurtado, Titular de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.

Por otra parte, al ser un potente antioxidante, el licopeno se fija en la próstataevitando que las células malignas se acerquen a dañarla, como lo demostró en un estudio el doctor Edward Giovanucci, de la Facultad de Medicina de Harvard, en Boston.

A continuación te presentamos una exquisita receta que te beneficiará con todas las cualidades del jitomate.

Sopa de jitomate y elote con albahaca

Tiempo de elaboración: 20 minutos

Ingredientes:

(porción para 4 a 6 personas)

2 cucharadas de aceite de oliva
2 poros, únicamente su parte blanca, finamente picados
2 Puré de Tomate HERDEZ® de 210 gramos
8 hojas de albahaca fresca, más algunas ramas para adornar
5 1/2 tazas de caldo de pollo preparado
1 lata de Grano de Elote Dorado HERDEZ® de 220 gramos, escurridos
Sal con cebolla y pimienta blanca
Cuadros pequeños de pan frito para acompañar
1/4 de taza de crema agria

Preparación:

  1. Calienta el aceite en una olla para sopa que no sea de aluminio. Agrega el poro y saltea hasta suavizar. Agrega el Puré de Tomate HERDEZ® y cocina hasta que hierva.
  2. Agrega las hojas de albahaca y caldo de pollo. Tapa y hierve por 15 minutos. Retira del fuego, licúa y pasa a través de un colador de malla fina.
  3. Agrega los granos de elote y sazona al gusto con sal con cebolla y pimienta.
  4. Esta sopa se puede servir fría o caliente. Si la deseas fría, tapa y refrigera. Si la desea caliente, cocina a fuego bajo.
  5. Vierte la sopa en tazones y acompaña con el pan frito. Adorna cada tazón con una cucharada de crema agria y una rama de albahaca.

Comparte con tu familia las propiedades del licopeno a la vez que lo disfrutas en sopas, guisados y tus platillos favoritos.

Facebook Comments

Sobre El Autor

Artículos Relacionados