En días anteriores me dispuse a ver el final de Game of thrones (GOT en adelante) , una serie que sin duda me parece genial, en muchos sentidos me gusta el guión, la producción, la edición, la fotografía e incluso muchas de las actuaciones son realmente buenas. Sin embargo mientras veía la serie una idea cruzo mi mente y esta pequeña puerta me abrió el camino a un análisis que me parece interesante compartirles el día de hoy. No pretende ser una teoría real sobre la maquinaria ideológica que se construye muchas veces desde una gran cantidad de películas, es en sí, el análisis sobre un paradigma sobre el cual han construido esta historia. Cabe mencionar que si no has visto la serie , este artículo sin duda esta lleno de spoilers que te arruinarán la serie. Huye, no leas esto.

La historia de GOT comienza a relatarse con la familia Stark, particularmente con Ned Stark el padre y líder de la familia y también amigo del Rey Robert Baratheon, quien llegó al poder a través de una rebelión contra el Rey Loco o «The Mad King», esta rebelión resulta después estar basada en  engaños y mentiras, trama que tiene como desenlace conocer el verdadero nombre de John Snow, Aegon Targaryen. Es decir, en cierta forma la historia se construye sobre una rebelión o revolución que se da gracias a engaños y mentiras, aunque no sabemos mucho más de la primer rebelión, esta claro que el Rey Robert Baratheon no es precisamente el mejor Rey, incluso el personaje podría asemejarse mucho a cualquiera de los líderes políticos actuales en el mundo, sin interés en la gente, pero con mucho interés en el dinero y en el poder.

Durante varias de las temporadas el personaje de Daenerys comienza a construir la figura de un mesías, de un salvador, o visto desde un punto de vista más conservador y quizá usando algunos conceptos «de moda», Daenerys es populista, promete acabar con la esclavitud, con el hambre, con la pobreza, y al final por su hambre de poder chamusca a miles de inocentes en la toma de «Kings Landing». Pero en realidad y aquí es donde viene el paradigma, su revolución esta saliendo bien, es decir, el personaje de Daenerys quemando a toda la gente en el final de temporada nunca quedó bien justificado porque en realidad durante 7 temporadas demostró mucho temperamento e inteligencia como para terminar actuando de forma tan boba, su locura (si es que era la intención de la trama) más bien parece un berrinche y uno que además atenta contra la gente que siempre defendió , quizá por eso siento que hubiera sido interesante o resulta más interesante imaginar que hubiera pasado si Daenerys hubiera tomado la ciudad aceptando la rendición sin quemar a nadie, sin volverse loca. Creo que usando un poco este paradigma de que el poder corrompe a cualquiera fue que el autor o los guionistas de la serie vieron la oportunidad de resolver todo sin resolverlo. La rueda no solo no se rompe, lo que se rompe como siempre es el sueño, la ilusión, tomen su dosis de realidad, todas las revoluciones fracasan.

También suceden cosas que vistas o analizadas  desde un punto de vista más «rojillo» como el mío son frustrantes, John Snow quien había resultado el personaje más «honorable» de toda la serie decide traicionar al amor de su vida a su reina y a todo lo que había vivido a raíz del incidente en la toma de «kings landing» y después de hablar 10 minutos con Tyron Lannister. ¿Y la dosis de realidad?, alguien que esta profundamente enamorado de alguien ideológicamente y sentimentalmente seguramente no cambia de parecer en 10 minutos. Esta parte en la carencia de argumentos según se ha dicho se debe a que había que sintetizar una gran parte de la historia que faltaba en una sola temporada (la octava). Pero sin duda creo que este giro en el personaje de Snow , al menos a mi, me pareció chafa.

Y bueno la moraleja de la serie es que John Snow analizado bien durante cada temporada no es precisamente un personaje muy brillante, muy valiente si, muy honrado, pero no muy inteligente. Al final fifí , Snow termina asesinando a la socialista chaira y populista de su novia porque le entró la de quemar a todos, mismo caso que el de su padre, aunque este no logro quemar a tantos (hasta donde sabemos).

Facebook Comments

Sobre El Autor

Artículos Relacionados